Así consiguió Corea del Sur frenar el coronavirus

Así consiguió Corea del Sur frenar el coronavirus

Corea del Sur es todo un ejemplo en la lucha contra el COVID-19. La irrupción de la pandemia en el país asiático es relativamente pequeño si lo comparamos con otros como China, Italia o España: menos de 10.000 casos confirmados y 158 fallecimientos. Además, ha conseguido reducir el número de nuevos contagios a 100 o menos en las última semanas. Pero, ¿cómo ha conseguido Corea del Sur hacer frente al coronavirus de una forma tan eficaz?

Corea del Sur y el milagro del simulacro

A mediados del mes de diciembre en Corea del Sur se llevó a cabo un simulacro de respuesta a un brote epidémico. 20 expertos en enfermedades infecciosas se enfrentaron a un escenario preocupante que por aquel entonces sólo era ficticio: el de una familia que contrae una enfermedad pulmonar después de viajar a China.

Para hacer frente a esta situación, los especialistas del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea desarrolló un algoritmo revolucionario para dar con el patógeno y su origen.

Sólo unos días después del simulacro surgió en la ciudad china de Wuhan una epidemia de un virus desconocidos. Fue entonces cuando los especialistas empezaron a investigar si podría tratarse de un nuevo coronavirus. Incluso antes de que el Gobierno de China lo declarara de forma oficial, el equipo de expertos surcoreanos empezaron con las pruebas.

Coronavirus Corea del Sur

El 20 de enero de 2020 se registró el primer paciente con síntomas de coronavirus en el país, así que las autoridades sanitarias pusieron en marcha esta herramienta.

Tal y como explica Lee-Sang-won, uno de los expertos, todo el equipo de científicos se quedó sorprendido al comprobar que el escenario ficticio en apenas un mes se había convertido en realidad. Sin embargo, considera que tuvieron mucha suerte porque este simulacro les permitió ahorrar mucho tiempo.

Pruebas masivas de coronavirus

Otro de los factores que ha influido en gran medida en cómo Corea del Sur ha conseguido combatir el COVID-19 ha sido la realización de pruebas masivas, incluso a personas asintomáticas. Todo con el objetivo de aislar a los pacientes y rastrear a las personas de su círculo más cercano.

A principios del mes de marzo en Corea del Sur se hacían hasta 20.000 pruebas diarias. Hace un mes esto podía parecer un poco exagerado ya que el número de contagios en el país no era muy alto, pero lo hicieron bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *