Vie. Sep 24th, 2021
Los 5 impuestos más raros de la historia: ¡por tener ventanas!

A raíz de la polémica que ha estallado con los Youtubers que se están yendo a Andorra para pagar menos impuestos, merece la pena repasar cuáles han sido los impuestos más raros de la historia. ¿Te imaginas tener que pagar una tasa por tener ventanas en casa? ¿O por tener barba? ¡Te los contamos!

Impuestos más raros de la historia

Imperio Romano – Orina

En la Antigua Roma el ácido úrico, principal componente de la orina, era una sustancia muy valiosa. Al tener un alto contenido en amoníaco, se utilizaba para la fabricación de productos de cosmética y de limpieza.

Tal era el valor que tenía el ácido úrico que el emperador Vespasiano impuso un impuesto a la orina, el cual debían pagar obligatoriamente todos los compradores. Lo más curioso de todo es que murió en el año 79 d.C de un ataque de diarrea.

Quién fue el primer emperador romano

Inglaterra y Rusia – Barba

Este es uno de los impuestos más raros de la historia, a pesar de que los historiadores no han hallado ninguna prueba documental que pruebe su existencia. Se cuenta que el rey Enrique VIII creó un tributo sobre la barba ya que tener demasiado pelo en la cara daba a los hombres un aspecto de ser poco higiénicos.

Pedro el Grande de Rusia también obligó a todos los rusos a afeitarse. De no hacerlo, tenían que pagar un impuesto, cuya cuantía variaba en función de a qué clase social pertenecieran. ¿Qué ocurría con quienes incumplían la ley? La policía podía afeitarles a la fuerza.

Inglaterra – Sombreros

Durante el siglo XVIII se creó en Inglaterra un impuesto que los ciudadanos tenían que pagar por cada sombrero que compraran, no por llevarlos. Para acreditar que habían pagado, se ponía un sello en la parte interior. Un método muy simple para recaudar dinero de la mano de los más ricos ya que sólo ellos llevaban sombrero.

Inglaterra – Ventanas

Por extraño que pueda parecer, los ciudadanos de Inglaterra del siglo XVII tenían que pagar un impuesto por el número de ventanas que tuvieran en casa: cuantas más ventanas, más dinero a pagar.

No fue fácil definir qué era exactamente una ventana, y finalmente se decidió que cualquier abertura en la pared podía serlo. Esta fue una de las razones por las que enfermedades como el cólera se propagó tan rápidamente ya que los espacios estaban muy mal ventilados y apenas tenían luz. Las autoridades derogaron el impuesto en el año 1851.

Celibato  – Rumanía

Y, por último, una medida impuesta por el dictador Ceaucescu en Rumanía con el objetivo de aumentar la natalidad en el país. El control era férreo, y agentes de la autoridad se presentaban sin previo aviso en las casas para realizar un test de embarazo a las mujeres. Si no se quedaban embarazadas en un determinado periodo de tiempo, tenían que pagar el conocido como impuesto de celibato.

Sólo había dos excepciones para librarse de este impuesto: madres con más de cuatro hijos y mujeres que tenían una posición de poder en el Partido Comunista Rumano.

Por admin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies