Sáb. Mar 6th, 2021
Kowloon

¿Alguna vez has oído hablar de Kowloon? Situada en el norte de Hong Kong, estuvo en pie desde 1950 hasta 1944. Un enorme complejo de 300 edificios conectados entre sí que sólo ocupaban una manzana. Por increíble que parezca, aquí trabajaban y vivían más de 50.000 personas. Una ciudad sin ley, donde los criminales campaban a sus anchas y muchos de sus habitantes se dedicaban a la producción de opio.

Historia de Kowloon

El origen de la ciudad de Kowloon se remonta a la dinastía Song (960-1297), aunque por aquel entonces era pequeño fuerte para luchar contra los piratas que amenazaban el comercio de sal. Pasó a convertirse en una ciudad de 700 habitantes en la segunda mitad del siglo XIX.

A finales del siglo XIX China abandonó sus reclamaciones en Kowloon, y los británicos decidieron no intervenir. Por lo tanto, la ciudad permanecía en teoría bajo dominio de Reino Unido, pero en la práctica la autoridad era nula.

Kowloon

Una vez finalizada la II Guerra Mundial, miles de inmigrantes chinos llegaron a Hong Kong y las viviendas empezaron a escasear. Fue así como comenzó la construcción de edificios de gran altura, que llegaron a albergar más de 50.000 personas en su punto álgido.

50.000 personas en 0,26 kilómetros cuadrados, lo que hizo de Kowloon la ciudad más densamente poblada de todo el mundo: 1,923 millones de habitantes por kilómetro cuadrado. Para hacernos una idea de lo que esto significa, la densidad de población en la ciudad de Madrid es de 5.418 habitantes por kilómetro cuadrado.

¿Cómo era vivir en Kowloon? «La ciudad de la oscuridad»

Todos los edificios estaban conectados entre sí, y las nuevas construcciones se iban apoyando unas sobre otras. Incluso muchos edificios se construían encima de las azoteas de los antiguos. Kowloon pasó a convertirse en un gran edificio único, en el que las calles mas anchas tan sólo tenían un metro de anchura.

No había alcantarillado, sino un sistema de canaletas que recorrían los pasillos de los edificios y al que iban a parar los desechos humanos. El olor era insoportable.

Kowloon

Eran los propios habitantes quienes se encargaban de la gestión de la ciudad ya que ni siquiera la policía podía entrar en ella al ser un territorio ajeno a la jurisdicción de Hong Kong. Era la mafia china la que controlaba la ciudad, y pasó a ser un refugio para las drogas, la prostitución y las apuestas.

En los años 60 y 70 muchos empresarios trasladaron sus plantas de producción a la ciudad para reducir sus costes. Los habitantes de Kowloon se dividían en dos grandes grupos: criminales y delincuentes, y personas explotadas laboralmente que trabajan hasta 14 horas al día por un suelto extremadamente bajo.

Algo muy curioso es que en Kowloon se abrieron muchas clínicas dentales de la mano de dentistas que, a pesar de no tener un título universitario, conocían muy bien el oficio. Los precios de los tratamientos eran más bajos que en China, y ciudadanos de todas las partes del país viajaban hasta ella.

Demolición

En el año 1987 Margaret Thatcher entregó a China la soberanía de Hong Kong. Fue entonces cuando el Gobierno del país asiático decidió su demolición y la evacuación de todos los habitantes. El proceso duró varios años, durante los cuales se llevaron a cabo numerosas negociaciones ya que la mayoría de habitantes no querían abandonar sus casas. Finalmente el Estado pagó 384 millones de dólares a modo de compensación a los 10.000 propietarios de viviendas y a los 900 negocios.

Finalmente se demolió entre 1991 y 1992. Actualmente, en el lugar lo ocupa el Kowloon Walled City Park. El parque tiene 31.000 metros cuadrados dividido en ocho zonas temáticas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies