¿Qué es el Mindfulness y cómo practicarlo en casa?

Qué es el Mindfulness y cómo practicarlo en casa

Seguro que tú también has oído hablar del Mindfulness, aunque no terminas de comprender muy bien qué es. Nuestro estilo de vida es cada vez más acelerado; nos dejamos llevar por los quehaceres diarios sin ni siquiera pararnos a pensar en nosotros mismos. ¿Qué pensamos? ¿Qué sentimos? A continuación te contamos qué es el Mindfulness y cómo puedes practicarlo en casa de forma sencilla.

Los beneficios para la salud son muchos. La meditación aporta grandes mejoras en la capacidad de concentración, la inteligencia emocional y la memoria.

Qué es el Mindfulness: las claves

Lo que se pretende conseguir con el Mindfulness es un profundo estado de conciencia para conocer qué sentimos y pensamos. Saber qué es lo que está ocurriendo en nuestro yo interior es fundamental para mejorar nuestra calidad de vida y cuidar la salud mental.

Gracias a diversas técnicas separamos nuestros pensamientos, emociones y sentimientos para poder reconocerlos. La clave está en dar importancia al aquí y al ahora, prestando especial atención al presente.

Qué es el Mindfulness

Practicar el Mindfulness en casa: cuándo, dónde y como

Si quieres conocerte mejor a ti mismo, te animamos a practicar el Mindfulness durante diez o quince minutos al día. La mente se tiene que ir aclimatando poco a poco a las nuevas sensaciones. Adquirir esta filosofía de vida no es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana. Requiere de cierto tiempo de práctica hasta que seamos capaces de meditar y reflexionar sobre nosotros mismos.

Tenemos que buscar un lugar tranquilo, libre de ruidos, en el que nos sintamos a gusto. Por supuesto, tenemos que desconectar el teléfono y cualquier dispositivo electrónico que pueda interferir en la sesión.

Para practicar el Mindfulness no necesitamos de nada en especial. Simplemente una esterilla para sentarnos cómodamente en el suelo. Lo ideal es hacerlo en la posición de loto, con la espalda completamente recta para facilitar la respiración. Tanto las piernas como los brazos deben estar relajados.

Técnicas de meditación y de relajación

Llega el momento de empezar a meditar. ¿Cómo hacerlo? Tenemos que concentrarnos en la respiración. Escucharla, sentir como recorre nuestro cuerpo… Pero sin pensar en ella. Podemos emitir un «mantra» para inducir la relajación; el sonido «ohm» es una excelente opción, aunque también podemos hacer uso de frases como «me encuentro bien» o «soy feliz».

Con los ojos cerrados, podemos visualizar imágenes en nuestra mente. Por ejemplo, un lugar tranquilo y que nos haga sentir bien; en este caso podemos imaginar una escalera cuyos peldaños nos llevan hasta él, contando con pausa el número de escalones que hay.

El punto final de la meditación es conseguir dejar la mente en blanco, aunque esto requiere de práctica y disciplina. Ante los pensamientos, emociones y sentimientos debemos mantener una actitud neutra, sin juzgarlos.

Más allá de las diferentes técnicas que se utilizan en el Mindfulness, debemos entenderlo como una filosofía de vida basada en vivir el aquí y el ahora.

Ahora que sabes qué es el Mindfulness y cuáles son sus beneficios, ¿te animas a practicarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *