Vie. Sep 24th, 2021
Así es la sábana que detecta la fiebre en bebés

Como resulta lógico, una de las grandes preocupaciones de los padres es que sus hijos enfermen. Saber si un niño tiene fiebre es relativamente sencillo cuando le cogemos en brazos porque su piel está más caliente de lo normal. Sin embargo, cuando duerme en su cuna no hay forma de saber si hay algo que va mal. Hasta ahora. Por la compañía alicantina BimbiDreams ha creado una sábana bajera de última tecnología que detecta la fiebre en bebés.

Así funciona la sábana que detecta la fiebre en bebés

Está fabricada con un tejido termointeligente y tiene un dibujo gris. En cuanto detecta que el pequeño tiene más de 37,5 grados centígrados cuando está en la cuna, se vuelve rosa. De esta manera, los padres pueden saber que si hijo tiene fiebre. Además, tiene un tratamiento antiviral y antimicrobiano a base de iones de plata. Esto evita que crezcan las bacterias, eliminándolas en las primeras 24 horas.

La idea surgió durante la pandemia del coronavirus. A los responsables de BimbiDreams, empresa fundada en el año 1978 y especializada en productos para los más pequeños, les pareció que sería buena idea controlar la temperatura de los bebés más fácilmente.

La sábana bajera que detecta la fiebre en bebés saldrá a la venta en seis tamaños diferentes. Además de en la cuna, también se puede utilizar en la cama o en el coche de paseo. Por ahora la empresa no ha revelado qué precio tendrá.

¿Cómo actuar si el niño tiene fiebre?

Si el dibujo de la sábana cambia de color de gris a rosa significa que el bebé tiene fiebre. Es algo muy común entre los más pequeños, y es importante saber que no se trata de una enfermedad en sí misma, sino de una especie de mecanismo de defensa que activa su sistema inmunitario para luchar contra los microorganismos.

Lo primero es ponerle el termómetro digital para comprobar qué temperatura tiene. A partir de los 38 grados centígrados es cuando se trata la fiebre, siempre bajo prescripción médica, por supuesto.

Las soluciones caseras consisten en dar baños tibios de agua y no abrigar demasiado al niño. La hidratación es fundamental ya que, al aumentar la temperatura corporal, el organismo consume más agua.

Las situaciones en las que hay que alarmarse son las siguientes: bebé lactante menor de tres meses, temperatura superior a 40 grados centígrados y signos como convulsiones o rigidez de nuca.

Por admin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies