Cómo saber si el pescado es fresco en 4 sencillos pasos

Cómo saber si el pescado es fresco paso a paso

Si tienes pensado servir pescado en Navidad, seguro que quieres conocer las claves sobre cómo saber si el pescado es fresco paso a paso. Para que no te den «gato por liebre», debes fijarte en una serie de aspectos clave.

Saber si el pescado es fresco: las claves

Lo primero y más importante es acercarte a una pescadería de confianza a la hora de comprar fresco. De esta manera, puedes preguntarle a tu pescadero cualquier tipo de duda: qué tipo de pescado es mejor para preparar al horno, cuál es el mejor pescado para los niños… Valorarás un servicio de calidad.

El pescado fresco siempre se presenta para su venta sobre una cama de hielo y una superficie inclinada para la adecuada evacuación del agua por la descongelación del hielo.

Ojos y carne

Lo primero en lo que debes fijarte para saber si el pescado es fresco son los ojos. Sin son brillantes y tienen un aspecto «vivo», no hay duda: no es congelado y está en perfecto estado. Nunca compres pescado con los ojos hundidos, córnea lechosa y pupila gris.

En cuanto a la carne, es translúcida, y tiene un aspecto liso y elástico. Suele ser de color rosado y se mantiene firme. Si pasas el dedo por encima y notas cómo la carne se hunde, entonces el pescado no es fresco.

Agallas y cavidad abdominal

Las agallas tienen que ser de un color vivo, rosa o rojo, en función del tipo de pescado. En cualquier caso, el color debe tener viveza e intensidad, nunca ser amarillento o descolorido.

Respecto a la cavidad abdominal, la telilla que la rodea tiene que estar limpia y brillante, y ser muy suave al tacto.

Escamas

Otro de los aspectos en los que debes fijarte en la pescadería son las escamas. Si estás unidas entre sí y pegadas al cuerpo, puedes tener la tranquilidad de que el pescado es fresco.

Olor a mar

Seguro que eres capaz de percibir el olor a mar de un pescado fresco. Un olor agradable y suave.

El pescado blanco (merluza, rape, lenguado…) cuando está fresco tiene los ojos claros y su piel es tersa, sin ningún pliegue. Además, sus escamas están adheridas a la piel y no presenta ninguna zona de color amarillento alrededor de las agallas. En cuanto al pescado azul (boquerón, trucha, caballa…) al cogerlo tiene que mantenerse rígido, con el ojo abombado y la piel tirante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *