Jue. Abr 15th, 2021
La única jirafa blanca hembra del mundo ha sido asesinada por cazadores furtivos

Esta semana el mundo se ha despertado con una noticia muy triste. Cazadores furtivos han acabado con la vida de la única jirafa blanca hembra que quedaba, según han comunicado conservacionistas de Kenia.

Su madre y su hermana también perdieron la vida a manos de cazadores furtivos, y desde entonces esta jirafa llevaba un GPS para seguir sus pasos en tiempo real.

Cazadores furtivos matan a la última jirafa blanca

En diciembre de 2020 se puso en marcha una campaña para proteger a la última jirafa blanca conocida en el mundo. Vivía en un área de conservación silvestre en Kenia, conocida como Ishaqbini Hirola. En 2016 esta reserva se convirtió en uno de los principales destinos turísticos del país africano por la presencia de tres jirafas blancas, una hembra y sus dos crías.

¿Por qué son blancas? Se debe a una condición genética llamada leucismo. Es muy poco común y altera la producción de melanina, de ahí que la pigmentación de la piel sea blanquecina. Es distinta al albinismo, porque el leucismo no cambia el color de los ojos ni causa sensibilidad a la luz del sol.

Por desgracia, las jirafas blancas también atrajeron la atención de cazadores furtivos. En marzo de 2020 asesinaron a la madre y a una de las crías. El 8 de noviembre el Servicio de Vida Salvaje de Kenia y las asociaciones Northern Rangelands Trust y Save Giraffes Now colocaron un GPS en uno de sus cuernos para conocer su ubicación y mantenerla a salvo.

Cazadores furtivos matan a la última jirafa blanca

Pero los esfuerzos no han sido suficientes. Mohammed Ahmednoor, gerente de Ishaqbini Hirola, ha explicado que son la única comunidad que existe en el mundo que protegía a las jirafas blancas, y describe la matanza como un golpe a las medidas adoptadas por la comunidad para la conservación de especies únicas.

Caza furtiva, una de las mayores amenazas para las especies

Según datos ofrecidos por el estudio ‘World Wildlife Crime Report’ elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), cada año cazadores furtivos matan sin piedad a más de 30.000 elegantes, 1.000 rinocerontes y 100 tigres. Según una investigación publicada en ‘The Royal Society’, actualmente se encuentran al borde de la extinción por la caza furtiva nada más y nada menos que 300 especies de mamíferos.

Teresa Gil, portavoz del programa de Especies de WWF, explica que es complicado conocer con exactitud cuáles son los precios en el mercado negro. Se calcula que el tráfico ilegal de animales mueve cada año entre 8.000 y 20.000 millones de euros. Un negocio que está llevando a la extinción a cientos de especies y es la segunda amenaza para la biodiversidad, sólo por detrás de la destrucción del hábitat natural.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies